Blog Alimentación y Cultura (2020-21) A2

Blog creado por los alumnos del Grado en Ciencia y Tecnología de los Alimentos de la UPV

Author Archive

mtgarmar

This user hasn't shared any biographical information

TOO GOOD TO GO… no lo puedes dejar escapar

Mientras nosotros resolvemos problemas menores, se nos olvidan cosas como que más de 700 millones de personas en el mundo no tienen nada para comer, así como otros muchos problemas mayores y probablemente más importantes. Kilos y kilos de comida proveniente de hogares, comedores, restaurantes… son desechados sin haberse pensado en un aprovechamiento posterior. Además de no ser solidario, ese despilfarro de comida supone una amenaza para nuestro planeta porque es una fuente emisora de CO2, cosa que contribuye al empeoramiento del cambio climático.

Para combatir esto, un grupo de personas ha creado TOO GOOD TO GO. Se trata de una aplicación con la que se intenta erradicar el desperdicio de alimentos y a la vez se disfruta de comida de calidad. Con ella, los establecimientos y todos los usuarios de la app tienen un desperdicio mucho menor, los usuarios descubren nuevos lugares… de modo que todo el mundo sale ganando. Aquellos que quieran donar su comida únicamente tienen que registrarse e indicar qué entidad son (restaurante, hogar…) y aquellos que quieran consumir solo deben indicar que son compradores.

Bajo el lema: #LaComidaNoSeTira, inspiran y empoderan a las personas para tomar medidas contra el desperdicio de alimentos; para extenderlo e internacionalizarlo más, han decidido focalizarse en 4 pilares: hogares, empresas, educación y política.

La influencia de los programas de cocina en los niños.

El comer sano es, en muchas ocasiones, una batalla de padres contra hijos que acostumbran a perder los padres. Bien por capricho, o por costumbre, se termina incorporando a la dieta de los niños alimentos con exceso de azúcares, grasas saturadas y alimentos ultraprocesados. Ahí influyen varios factores: como la paciencia de los padres, el sabor de los alimentos que seduce mucho más a los niños, o que los hayan visto promocionados en televisión.

Estamos acostumbrados a leer y a escuchar que la televisión propicia los malos hábitos alimentarios, incitando a la comida basura y a una inactividad física, pero varios estudios deducen que eso no es siempre así.

Un estudio de la Universidad de Tilburg, ha calificado la televisión como un aliado de los padres para que sus hijos coman comida sana. Comprobaron, en niños entre 10 y 12 años, la influencia de un programa de televisión de niños de una edad similar a la suya. Los niños empatizan con los concursantes y se implican en la cocina. En este programa no sólo cocinaban, sino que también hacían catas/test de alimentos, diferenciación entre saludable y no saludable… De este modo se conseguía un interés en los pequeños que, de la mano de la colaboración con sus padres en la cocina, puede llegar a reflejarse en los hábitos alimenticios.

En conclusión, los investigadores dan mucha importancia a los medios de comunicación (especialmente a los visuales) y a un buen empleo de los mismos, ya que para los niños, no produce el mismo efecto ver un anuncio de una hamburguesa que ver a alguien igual que él cocinando y disfrutando con lo que hace. Además, los científicos incorporan a su conclusión la actividad de los padres en la cocina, en la que deben incluir a los niños propiciando así su consumo de comida sana.

Expectantes de la segunda ronda.

La médico en el Servicio de Microbiología y Enfermedades Infecciosas del Gregorio Marañón, Leire Pérez Latorre, ha confirmado el descarte de algunas cosas que se usaban al principio para combatir la COVID-19.

En el punto de mira de los ensayos clínicos se encuentra el descubrimiento de la vacuna que atenúe la enfermedad. El Gregorio Marañón ha participado en varios ensayos para comprobar la eficacia de la vacuna y los resultados de los tratamientos antivirales e inmunomodulares.

Tras acabar la primera ronda de este ensayo, al analizar los resultados y descartar la eficacia de muchas cosas, L. Pérez los ha calificado de «desoladores».

Únicamente se ha podido confirmar que el uso de corticoides en determinados puntos de la enfermedad reduce la mortalidad, así como que algunos antivirales pueden tener ciento impacto en el tiempo de ingreso.

En la segunda ronda de tratamiento, en la que también participará gente voluntariamente, se tratará de encontrar mejores resultados y más precisos.

¿Cuál es el problema de los sustituyentes del azúcar?

La unión de una molécula de sacarosa y otra de fructosa tiene como resultado el azúcar común. Nuestro sistema digestivo convierte a la sacarosa en glucosa y fructosa, por lo que deducimos que no hay diferencia entre tomarlos por separado o juntos (azúcar). Como sabemos, el exceso de glucosa desencadena en aun aumento de insulina; además, la fructosa hace aumentar el nivel de triglicéridos.

Como bien sabemos, su consumo excesivo (más de 50g según la OMS) provoca consecuencias negativas en nuestra salud y por ello buscamos sustituyentes con el fin de reducir su consumo y hacer nuestra dieta más sana pero, ¿son realmente más sanas las alternativas?

La miel es generalmente un buen sustituto del azúcar blanco. Está formada por fructosa (azúcar natural de la fruta) y además es rica en minerales y vitamina B.

El sirope de ágave proviene de las pencas de ágave. Es la suma de fructosa y glucosa, cosa que disminuye el índice glucémico, por tanto se absorbe más lentamente y esto beneficia al metabolismo.

La sacarina, el aspartamo, la sucralosa y el ciclamato son compuestos a los que se les ha añadido estevia. La estevia es una planta cuyos glucósidos se encuentran en las hojas y esto hace que estos productos sean ricos en hierro, magnesio y cobalto.

Por último, la panela, se prepara a partir del jarabe de la caña de azúcar y no se somete a ningún proceso de refinamiento. Las proteínas, los minerales y las vitaminas, hacen que se diferencia del azúcar común y haga de la panela una mejor opción.

¿POR QUÉ LOS PERROS NO PUEDEN COMER DULCE?

Los perros son los animales comilones por excelencia, es muy difícil que se resistan a la tentación de comerse un pedazo de carne que se encuentren o un trocito de tarta sobrante… ¿Es realmente perjudicial?

Desde siempre se ha dicho que los perros no deben comer chocolate ni ningún tipo de dulce porque corrían riesgo de caer enfermos pero… ¿Qué efecto tienen los dulces para ellos?

El aparato digestivo canino es notablemente diferente al humano, por eso debemos tomar precauciones con lo que ingieren nuestras mascotas. El intestino de los perros es más corto que el nuestro, por lo que ellos no metabolizan tan rápida y fácilmente las vitaminas o el azúcar y quedan acumuladas en el cuerpo. Además, los perros, a diferencia de nosotros, no tienen las enzimas que les ayudan a digerir las grasas o la glucosa (lactasa, sacarasa, maltasa y a-dextrinasa, etc.).

Los dulces poseen una sustancia denominada ‘teobromina’ que acumulada causa nerviosismo e inquietud, y en grandes cantidades provoca una destrucción de células. Esta sustancia se encuentra en alimentos como el chocolate, y en bebidas como el café y el té. A su vez, también debemos tener precaución con las frutas dulces (especialmente la banana y el mango) por su gran cantidad de glucosa que tiene la misma sintomatología que la teobromina pero sus efectos son más leves.

Los azúcares almacenados en su organismo en grandes cantidades pueden desencadenar en enfermedades como la diabetes, la pancreatitis, problemas dentales, y en casos extremos la muerte por envenenamiento. Por ello, debemos tener en cuanta su alimentación, aunque son siempre destacables las cantidades que ingiera el animal: si es una pequeña cantidad, no tenemos motivo de alarma.

En caso de sospecha, lo más adecuado es acudir al veterinario para que le realice un seguimiento y trate de evitar que empeore la situación.

« Previous entries